dilluns, 5 d’octubre de 2015

Miscel·lània: pensaments despensats (7).

Sovint no sé si la meua dificultat, i el poc goig que sent, per relacionar-me socialment es deu a la meua introversió, a la meua misantropia o a ambdues coses a proporcions iguals o desiguals.
*****
Acabaré sent un asceta, preferisc una vida ascètica a viure rodejat de tanta estultícia.
*****
Si el nom fa la cosa i a les coses les enumerem, la forma que tenen els economistes i els polítics de convertir a les persones en coses és canviant-los el nom per un número o donar-los nom de cosa -com per exemple capital humà-.
*****
Per afinar el nas i poder captar l'olor, l'essència, d’aquest món, no hi ha res com llegir a Cioran, concretament “Breviario de podredumbre”.
*****
Afirma Cioran
“En todo hombre dormita un profeta, y cuando se despierta hay un poco más de mal en el mundo...”
El que no diu és que en aquells que el profeta no desperta hi ha la necessitat de seguir a un profeta. Profetes i seguidors, tots junts empitjorant el món.
*****
Alguns antropòlegs i estudiosos socials lamenten la pèrdua de la transmissió cultural oral, intergeneracional, posen de manifest la falta de comunicació tant fora com dins de la família. Aquestes formes de comunicació transmetien una forma d’estar-en-el-món, ara eixe paper el fa la TV i ho fa també de forma oral adornat amb boniques -o lletges segons convinga- imatges. En realitat no ha canviat res, o millor dit gaire bé res, només la relació entre l’emissor i el receptor -sense espai per a la imaginació- i una nova configuració d'estar-en-el-món.
*****
Cervantes va errar al escriure la famosa imatge de Don Quijote, els gegants i els molins. En realitat els molins si eren gegants, però ell els va veure com molins i en passar per davant, els gegants el van esclafar com s’esclafa a un escarabat. El mateix passa hui en dia, on veiem grans edificis i centres de negocis no hi ha més que monstres sense escrúpols, però continuem enlluernats per paperets de colors, teletes i drapets, llumetes i parauletes, mentre ens esclafen com a escarabats.
 
Òskar "Rabosa"

3 comentaris:

celestepv ha dit...

Hola, Oskar:
Cuantos más aparatos hay para comunicarnos, menos nos comunicamos. Tengo esa sensación. A los adolescentes de mi entorno parece que se les ha olvidado hablar, todo el día pegados al móvil enviando mensajitos. Lo peor es que conozco adultos que hacen lo mismo.
Totalmente de acuerdo,parece que haya mucha gente entretenida con lo superficial, "mientras nos aplastan como escarabajos". Qué desasosiego da cruzarse en la ciudad con gente que no tiene alma, por llamarlo de alguna manera.
Gracias Oskar por compartir tus reflexiones. Abrazos.

celestepv ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Fem Diblogacions. ha dit...

Hola Cesleste,

Creo que realmente la comunicación no se pierde sino que se ha transformado, es más superficial, menos social, más impersonal. Como es la sociedad en general, una sociedad de consumo, dónde las relaciones sociales también son de consumo.
Respecto a la gente que no tiene alma, me recuerda a una canción de Ruben Blades, que aunque no me gusta la salsa, he de reconocer que las letras de Blades son otra cosa. La canción es "Plástico", y habla de mujeres de plástico, hombres de plástico, parejas de plástico, una ciudad de plástico... Me parece que hay demasiado plástico...

https://www.youtube.com/watch?v=SUV5nGvWgBM&feature=youtu.be

Ella era una chica plástica
de esas que veo por ahí
de esas que cuando se agitan
sudan channel number three
que sueñan casarse con un doctor
pues él puede mantenerlas mejor
no le hablan a nadie si no es su igual
a menos que sea fulano de tal
son lindas, delgadas, de buen vestir,
de mirada esquiva y falso reír
que fallo

El era un muchacho plástico
de esos que veo por ahi
con la peinilla en lamano y cara de yo no fui
de los que por tema de conversación
discuten que marca de carro es mejor
de los que prefieren el no comer
por las apariencias que hay que tener
pa andar elegantes y así poder
una chica plástica recoger
que fallo

Era una pareja plástica
de esas que veo por ahí
él pensando solo en dinero
ella en la moda en parís
aparentando lo que no son
viviendo en un mundo de pura ilusión
diciendo a su hijo de cinco años:
no juegues con niños de color extraño
ahogados en deudas para mantener
su estatus social en moda o cóctel
que fallo

Era una ciudad de plástico
de esas que no quiero ver
de edificios cancerosos
y un corazon de oropel
donde en vez del sol
amanece un dolar
donde nadie ríe
donde nadie llora
con gente rostros de polyester
que escuchan sin oír
y miran sin ver
son gente que vendió por comodidad
su razón de ser y su libertad